Torre de Collcerola y AGBAR .Barcelona en vertical

Torre de Collcerola y AGBAR .Barcelona en vertical

Mi ciudad no tiene horizonte, lo perdió. El horizonte pertenece al paisaje, lo quiere todo: el cielo y la tierra, el mar y la montaña. Ante la imposibilidad del horizonte en estos dos dibujos le doy un giro al formato panorámico para adaptarlo al formato urbano.

Barcelona tiene un espíritu vertical. Quiere estar arriba y abajo a la vez, en la montaña y en la mar. Es una ciudad contradictoria, burguesa y obrera, antigua y moderna, internacional y provinciana, tradicional y vanguardista, el cielo y la tierra en un mismo plano.